Sociedad Cooperativa Liberal Mexiquense - Mas
  Home
  Principios
  La Cooperativa
  Nuestra Opinion
  Finalidad
  Derechos de Autor
  Gabriel Ezeta M
  Ernesto Valencia
  201
  Mas
  Laicicidad
  Contacto
  Traductor
  Reloj Mundial
  Norton Antivirus
  Panda Antivirus
  PCcillin Antivirus
  Bitdefender

Presidente Don Benito Juárez García
CCI Aniversario Presidente "Juárez"...

Tenía cuatro años cuando el cura Hidalgo dio el grito de dolores, catorce cuando los tratados de Córdova ratificaron el Plan de Iguala. A los cuarenta y dos años debe observar a su país destrozado, vencido y humillado por una potencia extranjera incapaz de defenderse a causa de constantes luchas intestinas. De cincuenta años de edad, figura como un personaje central en la elaboración de las leyes de reforma y al poco tiempo se ve elevado al máximo escaño de la vida cívica nacional y obligada a defender la reforma y la misma soberanía de nuestra patria. A los 66 años pasa a la inmortalidad, concluyendo una vida de proporciones épicas.  Había pasado de pastor a jurista, de jurista a presidente de la república, de presidente de la república a intachable héroe nacional.  Hoy 21 de Marzo del año 2007  recordamos al patricio Benito Juárez García.

Doctrina de Respeto, Dogma de Paz.

El Pensamiento Liberal: Juárez y el Estado.

Los años correspondientes a la primera mitad del siglo 19, germinaron en México profundas transformaciones y severos trastornos.  Los insurgentes tuvieron que luchar contra sus propios conciudadanos para lograr la independencia ya que ella afectaría los intereses de segmentos enteros de la población que vivían a la sombra de la corona.  Obtenida la independencia, no trajo los cambios sociales que se requerían y lejos de afectar la estructura del “Status Quo”, la  casta dominante retuvo sus privilegios. Las guerras fratricidas no cesaban, los unos buscando asegurar un avance sólido, los otros buscando evitarlo a toda costa.  Durante estas décadas de virtual anarquía perdimos casi tres cuartas partes de nuestro territorio. Sin embargo, todo esto lejos de menguar el sueño de libertad, igualdad y fraternidad lo hizo arder aun más en los corazones de hombres libres y de buenas costumbres a lo largo y ancho del territorio nacional. El joven Licenciado Benito Juárez era uno de ellos, debía definirse y eligió la aventura del progreso. Se inició en el Pensamiento Liberal, según relatan algunas fuentes.       

Benito Juárez fue llevado al ojo del huracán por fuerzas mayormente fuera de su control.  Pero una vez ahí, Influenciado por los principios liberales que durante siglos han caracterizado a los grandes hombres, Benito Juárez tomó rápidamente un papel protagónico en el movimiento Reformista.

El destino quiso que fuera Benito Juárez García quien llevara las riendas de la nación durante algunos de sus tiempos más difíciles, pero no lo dejó solo.  El apoyo de sus hermanos en ideales jamás lo abandonó.  Ese apoyo fraternal convirtió a la época de la reforma, a pesar de la irracional oposición reaccionaria, en una de las épocas más fértiles en nuestra historia.  El trabajo no de uno sino de todos se manifestó en aquel ejemplar congreso constituyente de 1857, continuó durante la guerra de reforma y puso glorioso fin a la intervención francesa.  Ese trabajo en equipo, esa conjugación de esfuerzos salvaron a la nación.  Con la fuerza de los liberales detrás de él, el Patricio Benito Juárez se lanzó a la tarea de sentar las bases de lo que en adelante sería la verdadera nación Mexicana.  Se tornó a construir.  Construir un moderno Estado de derecho y ya no solo el reflejo de los caprichos del dictador en turno.  Así como a Miguel Hidalgo y Costilla se le ha de llamar Padre de la Patria, Benito Juárez no puede ser nada menos que Padre de la Nación Mexicana. 

Benito Juárez García también le heredó al pueblo mexicano otro de los antiguos principios de las Ordenes Liberales: El derecho de uno termina donde inicia el Derecho de otro.  Después de conocer de sobra lo que significa sufrir el ataque a la soberanía de su patria por gobiernos extranjeros sin importar los intereses a los que vinieran acudiendo,  Benito Juárez esbozó el mejor camino a seguir como nación para no cometer los errores de los demás y retener la conciencia limpia y la calidad moral para exigir que se nos respete.  Entre los individuos como entres las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz.  Este sencillo concepto explica cual debe ser la conducta de un pueblo amante de la paz para ser respetado.  En 1930 el canciller Genaro Estrada se basa en este principio para publicar su tesis de derecho internacional conocida como la Doctrina Estrada, tesis defendida por todos los gobiernos mexicanos y elevada a mandato constitucional formando parte íntegra del artículo 89 de nuestra carta magna.  Este principio de convivencia pacífica entre naciones ganó para México el más sublime respeto internacional.  Caro principio, pues nació de las constantes intervenciones extranjeras en los asuntos políticos de nuestra patria, nació de la sangre derramada por todos los patriotas que murieron en su defensa deteniendo con sus cuerpos las balas de cañones extranjeros, nació de la convicción de que nunca faltan los cobardes, fanáticos traidores que viéndose vencidos son capaces de aliarse con cualquiera con tal de realizar sus sueños de poder y de riqueza.  México respeta a los demás para exigir con justicia que los demás nos respeten. 

No fue hasta estas últimas administraciones que se ha puesto a nuestro país en riesgo de romper el principio de la doctrina Juárez - Estrada.  No fue hasta estas últimas administraciones, mismas que coincidentemente poco hacen por esconder sus claros tintes conservadores, censurando la imagen de Benito Juárez García en el mismo Palacio Nacional, pretendiendo honrar como héroes nacionales a aquellos que trajeron a Maximiliano.  No fue hasta ahora que se pretende dar marcha atrás en la política exterior mexicana.  Tras haber ingresado al consejo de seguridad de la ONU, quien sabe a cambio de que condiciones, ahora se amenaza con sancionar una artera agresión contra una nación soberana. ¿Con qué cara podremos después protestar contra una nueva intervención extranjera hacia a nosotros si llegamos a sancionar lo mismo hacia otro pueblo?  Para finalizar cito el párrafo del artículo 89 que manifiesta la Doctrina Juárez – Estrada: ...El presidente de la República al delinear de política exterior se debe sujetar a los siguientes principios... la proscripción del uso de la fuerza, la solución pacífica de controversias, la no intervención, la igualdad jurídica de los estados y la libre autodeterminación de los pueblos...”.  No olvidemos los ideales de nuestro patricio Benito Pablo Juárez García y sobre todo no olvidemos los motivos que lo inspiraran a pensar así, décadas de sangre derramada.  Mantengamos vivos los principios que Benito Juárez tejió en las mismas fibras de la nación. 

Mantengamos viva su filosofía, la doctrina de respeto al derecho ajeno única capaz de sostener el Dogma de paz que nos caracteriza.


Hoy tenemos 1 visitantes
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=